Estrella distante de Bolaño: Genial transgresión de las tramas detectivescas

“Estrella distante”, reconocida novela de Roberto Bolaño, es una genial subversión y transgresión de las novelas y thrillers detectivescos. En su desarrollo narrativo y su desenlace, el lector no queda satisfecho, queda perturbado y confundido. En realidad no basta con eliminar a Carlos Wieder, no basta con dar con su paradero; en suma, la racionalidad de los detectives (Romero y el narrador) no lleva a que los lectores y el mismo narrador, queden satisfechos en cuanto a la resolución de la trama. La racionalidad no sirve para extirpar la barbarie desatada en la sociedad chilena a partir de 1973,  enconada en diecisiete años de terror dictatorial. 

Wieder –misógino, asesino en serie, criminal, poeta-piloto vanguardista del aire- encarna la barbarie del régimen de terror impuesto por Augusto Pinochet Ugarte. Wieder es autor de crímenes abominables, sus manifestaciones artísticas celebran la filosofía del régimen, el culto a la violencia extrema y mantienen las jerarquías de género y clase. Sobre su aterradora exposición fotográfica, concebida con las víctimas como materia prima, el narrador cita el testimonio de Muñoz Cano: “La mayoría eran mujeres. El escenario de las fotos casi no variaba de una a otra por lo que se deduce es el mismo lugar. Las mujeres parecen como maniquíes, en algunos casos maniquíes desmembrados, destrozados” (Bolaño, 97). Los lectores asiduos de tramas detectivescas clásicas, no quedarán satisfechos con el destino final del poeta asesino: los cabos quedan sueltos a diferencia de las clásicas novelas de detectives. Por consiguiente, el lector desea saber por medio de detalles rigurosos, los motivos que llevaron a Wieder a participar tímidamente en los talleres de poesía, impartidos en la Universidad de Concepción; desea también saber con lujo de detalles el destino final del personaje, desea saberlo para cerciorarse de que la barbarie fue castigada y extirpada. Pero en “Estrella distante”, los hechos no quedas esclarecidos, tanto en el desarrollo y en el desenlace de la historia.

            Ahora bien, por citar algunos ejemplos y antecedentes de la novela de Bolaño, en las famosas novelas detectivescas escritas por Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes resuelve los misterios, arresta a los culpables y asesinos, gracias al uso de la razón. Los cabos quedan sujetos y amarrados. Al final, todos –lectores y personajes-quedarán satisfechos con los desenlaces, cuestión que no ocurre en la obra del escritor chileno. Es decir, en los libros de Conan Doyle, triunfa la razón como expresión directa de la modernidad sobre la barbarie. La maldad, los síntomas de lo escabroso y enfermizo de la sociedad y los hechos macabros, son castigados y esclarecidos gracias a la sagaz racionalidad del detective que sigue un método científico para dar con los culpables y resolver los enigmas. 

(siga)