insecto al mediodía

para ti

el sexo abierto y húmedo, anoche, era como el hueco de una puta todavía virgen o de todas las putas que noche a noche vuelven y le entregan al cliente su virginidad...

bajo la luz tenue de las bombillas y el reflejo de luna que entraba por una de las ventanas, parecía un insecto gigantesco ensimismado en su propia trasparencia; atragantado en su luz...

una boca sin dueño y sin cuerpo que de repente se nos mete por dentro y nos devora una a una las glándulas del sueño; las silabas que le quedan al cuento...

y después la verga que se queda flotando como una palangana sin fondo en la boca del insecto que se nos asoma en las pupilas y echa a volar hasta que se pierde en los últimos recodos de la sangre...